Antecedentes

Contexto institucional

Bajo la iniciativa de un grupo de profesores del Departamento de Historia y Antropología se impulsó la creación del programa Maestría en Enseñanza de la Historia. La propuesta responde a diversas circunstancias, entre ellas el énfasis del Estado mexicano en la formación de los profesores como condición primordial para mejorar la calidad en la educación, así como la expectativa de la Secretaría de Educación Pública de que en dicho proceso de formación participen las instituciones de educación superior, particularmente las públicas.

En el mismo sentido se encaminan los propósitos formulados por la Universidad de Sonora en su Plan de Desarrollo Institucional 2017-2021. Éste busca fortalecer la oferta educativa de licenciatura y posgrado bajo un modelo flexible y centrado en el aprendizaje, además de reforzar la vinculación con los sectores productivo y social.

A tono con el Plan de Desarrollo Institucional, la División de Ciencias Sociales ha ampliado su oferta educativa de posgrado con programas de reconocida calidad académica. El Departamento de Historia y Antropología, aprovechando la madurez de su planta académica y el programa de renovación de la misma, se ha comprometido a impulsar el nacimiento de un programa de posgrado profesionalizante: la Maestría en Enseñanza de la Historia.

Fundamentación

El campo educativo es prioritario en México; la importancia que el artículo 3º constitucional concede a la educación la coloca en un sitio privilegiado, particularmente en años recientes en los que han dominado diversos debates en torno a la reciente reforma impulsada por la Secretaría de Educación Pública, cuya pretensión es adecuar el modelo educativo al actual entorno de globalización y la sociedad del conocimiento.

El propósito de la educación obligatoria en México es que “todos los niños y jóvenes mexicanos se formen como ciudadanos libres, responsables e informados, capaces de ejercer sus derechos y participar cabalmente en la vida productiva y democrática de la sociedad”. El objetivo principal de la reforma educativa de 2016 es su aspiración a constituirse en un “instrumento decisivo para el desarrollo humano, social, político y económico de México”, por lo que promueve una educación de calidad e incluyente, que proporcione “aprendizajes y conocimientos significativos, relevantes y útiles para la vida” de ciudadanos participativos, responsables e informados.

El rol asignado al docente en la reforma educativa es básico; su práctica se sustenta en numerosos y complejos principios pedagógicos que hacen imprescindible fortalecer la formación académica de los profesores. En la Propuesta Curricular para la Educación Obligatoria 2016 la Historia está contemplada como un espacio educativo del bloque “aprendizajes clave”, es decir “un conjunto de contenidos, prácticas, habilidades y valores fundamentales que contribuyen sustancialmente al crecimiento de la dimensión intelectual del estudiante, los cuales se desarrollan específicamente en la escuela”. En este contexto, el programa de Maestría en Enseñanza de la Historia busca ser un importante coadyuvante en el logro de mejores resultados en la práctica docente y en el aprendizaje de la Historia en alumnos de los distintos niveles educativos.